jueves, 16 de julio de 2009

Detrás de la puerta

Nos echamos un poco hacia atrás, de manera inconsciente, preguntándonos si al otro lado de la puerta nos encontraríamos uno de aquellos cadáveres hambrientos. "Quizá sería mejor dejarla cerrada" sugerí. Los demás dudaron, pero Mel enseguida negó con la cabeza. "Si ahí hay un zombie, no podemos correr el riesgo de que pueda escapar en cualquier momento. No sabemos si hay otra forma de salir de la habitación". Me estremecí ante la perspectiva y retrocedí un poco más. Isaac movió el pomo de la puerta, pero parecía atrancada desde dentro. Mel le dijo que se apartase y cogió carrerilla. Bastó una de sus descomunales patadas para que la puerta cediera. Levantamos las armas, preparados para que algo saliera a toda prisa del interior, pero no pasó nada. Lentamente, nos asomamos al interior de la habitación. Al verlo, nos quedamos sin habla.

La imagen era realmente grotesca, conforme pasaban lo segundos sentí la bilis ascender hasta mi paladar, la cara se me desencajó del asco y el olor a podredumbre que inundaba la habitación. Había un adolescente de unos 16 años colgado de la lámpara de su habitación, tenía la mandíbula desencajada en una mueca de agonía probablemente por haber muerto asfixiado. El cuerpo hinchado por los gases y el rostro supurante de fluidos corporales, por ojos, nariz y boca. Sobre la cama, tumbado de lado, había un perro muerto, con el pelaje empapado en un charco de sangre reseca. Una inspección más minuciosa, propia de un entrenado policía convertido involuntariamente en superviviente de una hecatombe zombi, desvelaba que el perro había sido infectado y asesinado por su propio dueño, el chico. De repente los lamentos empezaron otra vez... el chaval se movía, y el lacónico lamento erizaba el bello de cualquier nuca. En su mano, que ahora estiraba hacia nosotros, podía verse un mordisco, volví la mirada hacia el perro sin cambiar mi expresión facial.

Sus gemidos sonaban de un modo muy extraño, siniestro, al tener el joven la tráquea probablemente rota, o al menos brutalmente deformada debido al ahorcamiento. Su cuerpo se balanceaba a dos palmos del suelo y levantaba las manos con torpeza, intentando liberarse de la cuerda que le rodeaba el cuello. Escuché a Sam murmurar algo ininteligible mientras daba un paso atrás. Yo quería correr y gritar pero mi cuerpo no respondía. En dos años de residencia en el hospital he visto más cadáveres de los que desearía, pero nunca algo tan impresionante. El chico comenzó a moverse más rápido, con violencia, tal vez nos había detectado y eso lo había alterado. Daba fuertes sacudidas y profería gemidos escalofriantes. Entonces escuchamos un crujido. Había una grieta en el techo, donde estaba el cable de la lámpara. Los movimientos del joven estaban haciendo ceder el soporte. Y en aquel momento, con un fuerte estruendo, finalmente la lámpara se desprendió del techo y el cuerpo cayó al suelo con un sonido sordo, en medio de una nube de polvo. Se puso en pie, nos miró y se lanzó contra nosotros antes de que tuviéramos tiempo de reaccionar.

La criatura se detuvo violentamente frente a la cara de Sam a escasos centímetros de alcanzarle. Sin gota de sangre en la cara, Sam lo observaba con las piernas clavadas en el suelo sin poder reaccionar, paralizado. La lámpara, al caer, había quedado enganchada a modo de ancla en un gran mueble lleno de libros, juegos, cómics y algún que otro peluche, dejando al zombi atado por el cuello como un perro rabioso que intenta morderte pero la soga no le deja. Tras unos tensos segundos de tensión, agarré el hacha de las manos de Sam y golpeé repetidas veces al chaval en la cabeza con la parte roma del arma hasta que dejó de oírse el extraño gemido que surgía de su garganta. Se escuchó el metal del hacha contra el suelo, y todos nos miramos en silencio y jadeantes por todo lo que acababa de pasar.

14 comentarios:

  1. Qué gore... ¡Me encanta! :D ¿Para cuando la película?

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de que te guste ^^
    La peli... para cuando tengamos presupuesto :S

    ResponderEliminar
  3. mmmmmmmmmm como se supo que el chico habia matado al perro?.

    ResponderEliminar
  4. Pedazo de escena!! la historia entera está genial, consigue meterte en la atmósfera totalmente.Felicidades!

    ResponderEliminar
  5. diossss es lo ke habia estado buskando desde hace mucho tiempo, a konseguido combencerme kompletamente, komo si formase yo parte del relato, es increivlre de verdad. mi mas sincera enorabuena..

    J..J..

    ResponderEliminar
  6. Oye, ¿os importa que os añada a mi lista de blogs amigos? Es que me gusta mucho la historia y quiero que la gente os lea. Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias a todos por vuestros comentarios, de verdad es muy motivante saber que alguien lee esta historia y que os gusta!

    Puli, si nos quieres añadir a tu lista de blogs, nos parece perfecto ^^

    ResponderEliminar
  8. Sólo puedo decir: así es como se vuelve de vacaciones! = b

    ResponderEliminar
  9. Una vez me di de leches con un Zombie. No aguantó tanto como los que aquí os manejáis, pero fue duro de pelar.

    Los pintáis bastante bien. ¡Hay momentos en que os leo y me traen recuerdos! Buena historia ; )

    ResponderEliminar
  10. Sólo he leído esta escena y me ha encantado. Ignoro cómo serán el resto, pero tenía que comentar. ¡Seguid así!

    ¡Un saludo milenarista!

    ResponderEliminar
  11. ¡Muchísimas gracias!
    Te animo a que leas el resto del relato sobre la experiencia de estos dos supervivientes a la plaga zombie.

    Un saludo ^^

    ResponderEliminar
  12. El relato de momento va muy bien, pero en el ultimo post dice que se oyen arañazos (Da a entender que en la puerta)y en este dice que esta ahorcado de una lampara...Si estaba colgando, como arañaba la puerta, o ya puestos cualquier otra cosa?.Supongo que como llevas un mes sin postear se te habra pasado.De todas maneras la escena es muy buena,sigue asi ^^.

    ResponderEliminar
  13. Gracias por comentarlo, creo que se nos debió pasar... XD Voy a ver si puedo arreglarlo.

    Y gracias también por los ánimos, te animo a que continues leyendo!

    ResponderEliminar